Té de rhodiola

Como se comenta en el artículo de posología, la forma más común de tomar Rhodiola Rosea y de beneficiarse de sus múltiples propiedades es a través de la ingesta de cápsulas. De todas formas, aunque para muchos esta sea la manera más fácil de incorporar la Rhodiola Rosea a su dieta, existen otras formas mas tradicionales, que se han venido usando a lo largo de la historia.

Una de estas maneras es beber té de rhodiola rosea. Este se puede preparar en casa de manera fácil. Para ello, basta con trocear y picar 5 gramos de raíz de rhodiola. Una vez picado, se deposita en un filtro de té, que se coloca en una taza o recipiente.

Por otro lado se pone agua a hervir. (cerca 30cl, una vaso). Una vez ha alcanzado el punto de ebullición, se quita del fuego y se dejar que se enfríe durante unos pocos segundos. No es bueno echar el agua hirviendo de manera directa ya que podría estropear las propiedades del té de rhodiola rosea.raiz rhodiola

Lo mejor es dejar que se enfrié durante unos 30 segundos, de forma que su temperatura baje de los 100ºC a cerca de 85 ºC.

Una vez que está a esa temperatura se vierte el agua sobre el recipiente que contiene la raíz de rhodiola picada.

Se deja el preparado durante 4 horas, para que las propiedades de la rhodiola pasen a agua, y una vez hecho se retira la raíz picada. En caso de no disponer de filtros para la preparación de té, se puede depositar la raíz picada de manera directa en el recipiente y una vez pasadas las 4 horas colar el agua con un simple colador.

Este té se guarda en el frigorífico y se aconseja consumir una pequeña cantidad (1/5 parte del preparado) 3 veces al día. Este té de rhodiola tiene una sabor muy fuerte que a mucha personas Té de rhodiolales recuerdo les puede parecer desagradable. Por ello, se recomienda diluirlo bien en agua mineral, zumos de fruta o similares.

Para aquellos que buscan aún algo más sencillo, existen bolsas de té de rhodiola ya preparadas para su consumo. Estas bolsitas contienen menos cantidad de extracto, por lo que se puede consumir de manera directa como con cualquier otro té. En ese caso, se pone el agua a hervir, se deja enfriar un momento tal y como se ha comentado y se vierte en la taza que contenga la bolsita.

Se deja reposar de 4 a 5 minutos y ya está listo para beber.